Miles Davis, el trompetista que revolucionó el jazz

Miles Davis, el trompetista que revolucionó el jazz

Si eres de las personas a quienes les gusta disfrutar de una buena pieza de Jazz, entonces seguramente habrás escuchado de uno de los mayores exponentes de este inigualable estilo musical, se trata nada más y nada menos que de Miles Davis, quien es considerado uno de los más grandes músicos de Jazz de la historia. 

Deberíamos empezar desde el principio y destacar que Miles Davis fue un trompetista que tuvo una vida artística que duró más de medio siglo, por lo que su participación en la industria fue fundamental para la creación de diversos estilos musicales de la época.

Miles Dewey Davis, nació en Estados Unidos en el año 1926, proveniente de una familia en donde el talento reinaba y es que su madre era violinista. Sin lugar a dudas, la música fue del interés de Miles desde su infancia y es que con tan sólo 12 años, ya Davis se encontraba recibiendo clases de trompeta; lo que produjo de forma avanzada que el músico haya comenzado su carrera desde muy temprana edad y ya con 16 años realizaba variedad de presentaciones en bares.

No hablamos únicamente de un gran trompetista sino también de un hombre que trabajó fuerte y sobresalió en variedad de ámbitos, ya que fue compositor, líder de banda y un excelente músico, deslumbrando artísticamente no sólo al tocar la trompeta sino además el piano, el sintetizador, el fliscorno y el órgano.

Es importante destacar que el recordado músico realizó su formación en la reconocida Escuela Juilliard, lo que fortaleció firmemente el talento que poseía Miles, pero aún así le fue imposible culminar satisfactoriamente sus estudios ya que, para aquel momento, fue cuando se le presentó la oportunidad de tocar junto a la banda del reconocido músico Billy Eckstine.

La vida del artista fue bastante movida, incluso en el ámbito personal. En el año 1950 aproximadamente, la carrera del artista se detuvo de alguna manera ya que sus producciones carecían de calidad debido a que Miles Davis se encontraba con una fuerte adicción a las drogas.

Pero no todo fue malo, ya que Miles se alejó de los vicios, lo que le ayudó a trabajar productivamente y deslumbrar  al mostrar su talento al interpretar «Round Midnight» lo que le trajo como consecuencia lograr la firma de un contrato con Columbia Records.

Para Davis no había barreras en el ámbito musical, a ciencia cierta, era un artista que estaba dispuesto a explorar las melodías y los diferentes estilos que podían generarse de ellas, logrando incursionar no sólo en el Jazz sino en estilos como lo son el Bebop, Jazz Fusión, Jazz Modal, Cool y el Hard Bop.

Claramente, Miles Davis fue un músico que revolucionó por completo el Jazz, y o sólo por peculiar uso de la sordina de acero Harmon que lo hacía sonar tan particular y lo diferenciaba, sino que logró abrir nuevos caminos para los artistas que quisieran continuar sus pasos en un futuro.

Lamentablemente, no todo fue bueno en la vida del artista, y es que su salud se encontraba muy comprometida, ya que sufría de diabetes, así como otras afecciones tales como neumonía, fallos cardíacos y problemas constantes en las caderas. Fue en el año 1972, cuando Miiles sufrió graves lesiones en un accidente, lo que le acarreó graves daños en sus piernas. 

Tristemente, el por siempre recordado e innovador músico del Jazz, Miles Davis falleció a sus 65 años, el 28 de septiembre de 1991 en Santa Mónica (Estados Unidos),  a causa de una fuerte neumonía y un accidente cerebrovascular.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*